ArtículoResponsabilidad Social EmpresarialRSE

Le Duc, un emprendimiento con visión social

La historia de Le Duc, un emprendimiento de diseño venezolano, es una muy inspiradora pues nació en tiempos de crisis y protestas. Una época que obligó a Rosella Camacho, creadora de la marca, a buscar una solución y una forma de salir adelante. Lo hizo con esta iniciativa, y vaya que el resultado ha sido de lo más positivo.

En un momento de crisis no teníamos nada qué hacer y dije: ‘me deprimo, lloro o hago pañuelos’. Y tomé la decisión de hacer, e inicié este proyecto”, ha asegurado Camacho. El proyecto comenzó con el apoyo de amigos y familiares, y luego se expandió a varias zonas de Venezuela e incluso allende las fronteras. “Empezamos a hacer una gira. Fuimos a cada una de las ciudades más importantes. Así se empezó a dar la expansión. Luego viajamos a República Dominicana, Colombia, Panamá, Miami, e hicimos la marca internacional”, explica.

Al principio, el proceso fue duro, pero pronto todo fluyó de forma natural hasta lograr que Le Duc se estableciera como un gran ejemplo de emprendimiento en el país… uno que, por cierto, tiene una muy fuerte visión social. “Siempre he tenido esa intención de poder ayudar a quien pueda ayudar”, dice una Camacho que en su tiempo empezó a repartir comida a las personas más necesitadas.

Comida primero, ropa después gracias al éxito de su iniciativa. “No comenzamos con ropa sino con comida, algo personal, pero quisimos hacer un plus, con materia prima de nosotras y empezamos a reunirnos, a cortar ropa y poco a poco la gente se fue uniendo”, dice la emprendedora, cuya labor social (Vistiendo Tus Sueños) es ejecutada en conjunto con Fundaciones del estado Táchira para ayudar a las niñas de la entidad.

Aparte, Camacho y sus colaboradores han segmentado el mercado para instruir a las jóvenes. “Les damos un curso básico y les enseñamos”, dice, y explica: “Hay algunas que tienen esa habilidad, unas solo quieren la ropa y otras solo desean aprender. A las últimas, las programamos para enseñarles cómo se hace. La ropa que estamos regalando la estamos haciendo con estas niñas en la fundación”.

La misión de Le Duc, dice Camacho, es inspirar y motivar a todas las mujeres para que se tomen consciencia del poder que llevan dentro de ellas mismas. “Ese trabajo en las fundaciones va mucho más allá de poderlas vestir. Se trata de que reconozcan el valor personal y el talento que tienen”, finalizó la emprendedora.

Etiquetas