Artículo

Savoy, sabor que surge en los cuarenta

El Toronto fue uno de los primeros productos de Savoy.

Rodolfo, Roberto y Fernando Beer fueron unos inmigrantes austriacos que abandonaron su país a causa de la Segunda Guerra Mundial, y dejaron a un lado su trabajo en la fábrica de Licores Casali y trajeron consigo a tierras venezolanas sus conocimientos sobre pastelería y bombonería, lo que los convirtió en los fundadores de Savoy.

A comienzos de la década de los cuarenta, establecen relación con John Miller, venezolano de ascendencia escocesa que introdujo en Venezuela maquinaria industrial para la elaboración de chocolate. Esta alianza permitió que en julio del año 1941 naciera la Savoy Candy Compañía Anónima. Su nombre se inspira en el conocido hotel londinense, el mismo en el que Miller se hospedaba al visitar la capital inglesa.

El chocolate Savoy fue el primer producto que los hermanos Beer y Miller introdujeron en el mercado venezolano, disponible en cuatro sabores: leche, amargo, amargo dulce y café. El chocolate con nueces, llegó algunos meses más tarde, disponible en dos presentaciones.

A finales de la década de los cuarenta, crean aquellos productos que le darían a la empresa mayor reconocimiento dentro del mercado nacional: se trata de los conocidos Toronto, Ping Pong, Bolero y Boston, confitería de menor tamaño, cubierta de chocolate.

Savoy alcanza la distribución nacional de sus dulces en la década de los cincuenta y este notable crecimiento obligó a la empresa a mudarse de la casa en la que operaba a una fábrica. Hasta nuestros días, esta filial de Nestlé, sigue produciendo uno de los mejores chocolates que pueden degustarse en Venezuela.

 

 

Etiquetas