CaracasEmpresas venezolanas

¡ATENCIÓN! Claves para una dieta perfecta según tu trabajo

Sin duda alguna, la alimentación es uno de los factores que mayor incidencia tienen en el desarrollo físico, la salud, el rendimiento y la productividad de las personas.

Las personas mal alimentadas tendrán dificultades para lograr una calidad de vida ya que su rendimiento en el campo laboral será menor. En las personas con trabajos físicos demandantes, el desarrollo podría reducirse hasta un 30%.

No sólo el estrés y los problemas personales impactan en nuestro bienestar. Deberíamos preguntarnos si nos estamos alimentando adecuadamente para que funcione correctamente cada día.

José Manuel Mustafá, director del Programa de Alimentación Laboral, reseña que una alimentación monótona o carente de alimentos indispensables para nuestro cuerpo traerá consigo la aparición de síntomas, como cansancio físico, reducción de los reflejos y respuestas impulsivas, así como fatiga mental, como irritabilidad y desinterés por las cosas.

Jose Manuel Mustafa Flores - Alimentación en el trabajo

Diversos estudios han comprobado cómo mejora el rendimiento y el bienestar de los trabajadores que consumen dietas adecuadas:

  • Trabajos sedentarios. Personas que trabajan en oficinas o comercios, así como conductores, requieren una dieta adaptada a sus trabajos, es decir, menos ingesta calórica ya que sus trabajados no la demandan.
  • Trabajos de gran estrés físico o psíquico. Si el desgaste es principalmente físico la dieta debe contener suficientes calorías como para compensar el gasto de energía que conlleva la actividad, como los trabajadores de la construcción, del campo, de la industria del metal, deportistas profesionales, repartidores, etc. Ahora, si el estrés es psíquico, lo verdaderamente importante es que la dieta contenga cantidad suficiente de nutrientes que fortalezcan el sistema nervioso. Una dieta similar deben seguir las personas en puestos de responsabilidad, como empresarios y directivos de empresas, jefes de servicio o de grupo, gerentes, ya que están sometidos a estrés por su trabajo monótono y repetitivo.
  • Trabajos con horarios especiales. Quienes trabajan en turnos o en franjas horarias especiales tienen que adaptar su alimentación en función del horario laboral, para poder llevar a cabo una dieta adecuada. Es el caso de los trabajadores de la salud pública (enfermería, médicos, personal de seguridad…), el personal de la industria química y siderúrgica o del sector de la alimentación con horarios continuos en la empresa que exigen turnos rotativos y nocturnos, camareros de bares nocturnos, etc.
  • Trabajos que exigen comer fuera de casa. Muchas personas, debido a su actividad laboral, no pueden comer en casa y deben hacerlo en comedores de empresa o en servicios de restauración colectiva (bares, self service, restaurantes…). En estos casos, conviene tener unos conocimientos básicos de alimentación, para poder escoger el menú más apropiado y saludable en cada caso.

José Mustafá Flores invita a todos los trabajadores a estar atentos a sus dietas y elaborarlas en función de su trabajo, con miras a grantizar un mejor desempeño y evitar el desgaste inncesario y noscivo para la salud.

Etiquetas