CaracasEmpresas venezolanasGerencia venezolana

Complejo Industrial Tiuna: Unión para crear el futuro

El Complejo Industrial Tiuna I surgió de una alianza estratégica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), y el sector privado representado por el Grupo Atahualpa y forma parte de las 41 empresas del Motor Industria Militar, uno de los 15 que componen la Agenda Económica Bolivariana.

Creado durante el mandando del Comandante Hugo Chávez, fue oficializado por el presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB, Nicolás Maduro, por medio del decreto-ley N° 2.293 del 4 de abril de 2016 y publicado en Gaceta Oficial N° 40.881 del 7 de abril de 2016, y hoy en día es presidido por Atahualpa Fernández Arbulu.

Atahualpa Fernandez Arbulu - Complejo Industrial TiunaSu objetivo es fortalecer la autosustentabilidad de la FANB, así como el aparato productivo de la nación, a la vez, garantizar un trabajo digno a cada uno de los más de mil 300 hombres y mujeres que lo han hecho posible.

Tres de los puntos cardinales que rodean al complejo están cubiertos de verdes montañas donde los altos recintos son el albergue que resguardan una faena caracterizada por el dinamismo y el movimiento sincronizado.

Allí cada trabajador atesora una historia de superación, lucha y triunfo que no demora en ser contada, pues es la razón de ser de este espacio que inició en el 2011 en un pequeño galpón identificado como Proyecto Autosustentable Socialista Mixto 302 Ayala, además de los logos de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim) y el Grupo Atahualpa.

Atahualpa Fernandez Arbulu - Complejo Industrial Tiuna

A un costado, la frase del líder revolucionario, Ernesto “Che” Guevara, que reza: “Si fuéramos capaces de unirnos, qué hermoso y qué cercano sería el futuro”.

Belsy Gutiérrez formó parte de esa unión y así lo contó. “Mi vida comenzó de nuevo después del deslave del año 2010. Fui damnificada de La Vega. Llegué a Fuerte Tiuna, gracias a la orden dada por mi Comandante Chávez de abrir los cuarteles para dar cobijo a los miles que en ese momento lo necesitábamos”, dijo.

En medio de toda esa situación de refugiada, surgió un proyecto: “nos hicieron un llamado. Todas aquellas que quisiéramos aprender el oficio de costureras tendríamos la posibilidad de hacerlo”.

De siete mujeres que conocían el oficio pasaron en poco tiempo a ser más de cien. “Hoy tengo mi propio apartamento en la torre 32 de Ciudad Tiuna, una vivienda digna para mis cuatro hijos y seis años de experiencia, donde he aprendido a hacer de todo”, resumió Belsy.

Atahualpa Fernandez Arbulu - Complejo Industrial TiunaDel oficio no sabía nada. Ella y muchos más recibieron instrucción de parte de especialistas peruanos en fabricación textil.

Mi presidente Chávez le dio la confianza al señor Atahualpa Fernández para iniciar todo esto. Su interés era poder darles un trabajo a todos los que nos habíamos quedado sin un techo. Gracias a él y a su capacidad de amar al pueblo es que todo esto fue posible”, rememoró.

Con optimismo y orgullo añadió que cada una de las manos que allí laboran son un ejemplo del potencial que hay en el país.

Aquí estamos demostrando que los venezolanos podemos crear productos con calidad de exportación. Podemos ser una potencia productiva que era lo que quería Chávez y ahora Nicolás Maduro”.

Etiquetas

Te puede interesar

Close