Gerencia venezolana

El nuevo modus operandi del liderazgo

Ser un buen gerente, implica ser superior al promedio en todos los sentidos.

El programa Potentialife, fue gestado para multiplicar la capacidad de los líderes, en 3 ciclos:

Diagnóstico: “Hay que cambiar los hábitos previos, empezar a ver cómo se pueden cambiar esas conductas que pueden ser erróneas en el liderazgo”.

En la fase 2 se intenta paulatinamente hacer cierta cantidad de cambios para que el entrenado empiece a desenvolverse fuera de su zona de confort, es decir: en un argot coloquial, el potencial lider debe ser “lanzado a los leones” para que sepa algunas de las situaciones en las que debe dar la talla. Cabe destacar que este tipo de ambientes van a ser una tortura para poder crecer.

“A veces se piensa solo en el poder para influir en los demás, pero eso ha cambiado y el establecimiento de redes es clave. Lo importante es ver qué tan positivo se es en las actuaciones personales y qué tan auténticas son. Esto es altamente contagioso”, dijo el coach Ridgway.

Expertos señalan que en las organizaciones se establecen logros, se trabaja en ellos y, aunque el proceso de crecimiento del nuevo gerente dura 9 meses, tiene el beneficio de que buena parte del entrenamiento se hace online, con una plataforma especial y hasta apps para facilitarte la tarea.

En los programas de liderazgo, muchas personas se dedican, en la mayor parte de los casos -grasso error-, en resolver debilidades y, por lo tanto, desaprovechan el chance de mostrar al mundo las fortalezas, las cuales han sido “educadas” con años de esmero.

De igual manera, siempre -para cualquier persona- es necesario esparcirse (sobre todo mentalmente) para no cometer errores en tareas relativamente sencillas y que mermen el rendimiento del empleado. Y hay una variable interviniente en este tema: -en la vida personal es primordial- “la felicidad te lleva al éxito”.

 

 

 

 

Etiquetas