Gerencia venezolana

Errores de las empresas en el reclutamiento de empleados

Una mala elección puede provocar pérdidas

La búsqueda y contratación de un empleado es un proceso clave para las empresas, que además supone una importante inversión en tiempo y dinero. Una mala elección puede provocar pérdidas para la compañía, además de los efectos negativos que tendría en la productividad y en la moral del resto de empleados.

Limitar el reclutamiento a la firma

Pensar que un proceso de selección finaliza en el momento en el que el candidato firma es un error. Ese es solo el primer paso. Hay que incluir un proceso de bienvenida, explicarle la cultura de la empresa… “Descuidar estos aspectos es el camino más rápido para que el candidato se marche por no sentirse bien en su nuevo puesto”.

Negar errores y fracasos

Las nuevas incorporaciones que se producen como resultado del buen trabajo realizado en cualquier departamento de Recursos Humanos es un motivo de celebración. Sin embargo, la tarea de un reclutador va más allá de incorporar personal. Algunas de sus tareas se basan en que fluya la comunicación con el candidato, y generar cultura de empresa. Por ello, no reconocer los fallos que se cometen es un error. En toda esta labor existen éxitos, pero también errores y fracasos, reconocerlos y tratarlos es la base para lograr aún mayores éxitos futuros.

Elegir a un candidato que no encaja en la cultura de empresa

En ocasiones, los departamentos de RRHH se ven en la obligación de contratar a personas que no acaban de encajar con los perfiles que se están buscando. La necesidad de una empresa a la hora de cubrir una determinada vacante puede acabar presionando al departamento a cerrar esa contratación. Sin embargo, esta decisión terminará probablemente con el resultado siguiente: el candidato contratado en poco tiempo deberá ser despedido o se marchará por su propia cuenta, pues no encajará con la cultura empresarial. Esto provocará un enorme problema a la empresa, pues habrá perdido tiempo y recursos en su contratación, y deberá iniciar la búsqueda de una nueva persona para cubrir ese puesto.

Procesos eternos

Alargar los procesos de selección puede suponer una pérdida de esfuerzos, recursos y tiempo para la empresa. Un proceso de selección ha de llevar su tiempo, pero no ha de ser por ello largo, puesto que además de perjudicar a la empresa también perjudica a las personas candidatas. Un proceso ágil, eficiente y dinámico es la solución.

Proceso demasiado lineal

Un proceso de selección puede tener distintas fases. Las personas candidatas pueden ser llamadas a distintas entrevistas, si ese es el caso se ha de evitar que en todas las entrevistas se pregunte y evalúe lo mismo. Para evitar estos errores es necesario planificar adecuadamente el plan de selección y si en el departamento existen más personas implicadas en el proceso, lo más apropiado es colaborar activamente entre todos.

No mantener informados a los candidatos

Si el departamento de RRHH está especialmente interesado en un candidato o bien está dudando entre diferentes opciones, es bueno mantener el contacto ya que esto ayudará a posicionarnos en la mente de las personas preseleccionadas como una opción preferente. Asimismo, el contacto con las personas candidatas permite humanizar el proceso y hacerlo menos burocrático y frío.

Terminar entrevistas de forma abrupta

En todos los procesos de selección existen candidatos que no cumplen las expectativas de la empresa, sin embargo, todas ellas merecen recibir un trato excelente. Para ello, el departamento de Recursos Humanos ha de saber conectar con las personas en todos los procesos de selección, de hacerles sentir que son importantes y sobre todo mantener una comunicación con ellos y cuidar aspectos como dar una respuesta a pesar de que su candidatura no ha sido aceptada.

Etiquetas

Te puede interesar

Close