Gerencia venezolana

Finanzas: ¿Es tu dinero o el de tu negocio?

No es extraño que el dueño de una empresa considere que los recursos de su negocio son solo suyos

No es extraño que el dueño de una empresa considere que los recursos de su negocio son solo suyos y pretenda, disponer de ellos como le conviene, poniendo incluso en riesgo la viabilidad del emprendimiento.

Esto puede evitarse fácilmente si mantienes una división saludable y próspera:

  1. Asígnate un sueldo:Así evitarás la tentación recurrente de hacer “préstamos” de la caja del negocio, escoge un salario que sea competitivo para la función que desempeñas. No te sobre pagues, pero tampoco desvalorices tus actividades. Sé justo. También es correcto que al principio estés por debajo del mercado, pero en cuanto sea adecuado, no dudes en ajústalo a un valor razonable para evitar al máximo tomar dinero que no te corresponde.
  2. Cuentas de banco y presupuestos por separado:No mezcles los gastos de tu casa con los del negocio. Aunque seas el único dueño o accionista, mantén la disciplina de cuentas por separado para que puedas manejar bien tu negocio y el análisis de su desempeño sea el correcto. El flujo de la empresa no deberá de cubrir tus gastos personales o familiares ni viceversa.
  3. Aprovecha las ventajas fiscales:Hay algunos gastos deducibles para tu negocio que puedes aprovechar de tus gastos relacionados a la empresa. Viajes, gastos de representación o hasta papelería, deberán ser cargados al negocio de forma proporcional. Así como no deberás subsidiarte de la empresa, no la subsidies tú, infórmate bien y ten presente una lista de estos gastos.
  4. Busca un gobierno corporativo y distribución de funciones: Gobierno corporativo no sólo son palabras rimbombantes y sofisticadas. Si eres el director general de la empresa, no significa que todas las decisiones finales sean tuyas y más en tema de recursos financieros. Ten firmas mancomunadas con el responsable de finanzas o tesorería; ten apertura y claridad de la aplicación de gastos del negocio y las decisiones de inversión. Pon el ejemplo y el resto de tu equipo se comportará de la misma manera, da apertura de foro y enriquecerás tu negocio con la diversidad de perspectivas.
Etiquetas