Las 5 amenazas en tu amtriz DOFA en la oficina

Si manejas tus temores, los resultados se van a notar pronto

¿Tienes el desparpajo que necesitas para hacerte notar en la oficina? ¿Te atreves a dar tu opinión, guste o no? Aunque no lo creas, ese tipo de cosas inciden en tu desarrollo y poder sentirte mejor contigo mismo en el trabajo. Toma nota de esto:

  • Miedo a no llegar a fin del mes. Es el protagonista. Valga la comparación: los animales defienden su comida, pues nosotros necesitamos proteger lo que permite tener para comprar el alimento a tu hogar. Indirectamente te da angustia mirar la cuenta atrás en el caso de los contratados temporalmente.
  • Miedo al rechazo. La más común. El qué dirán te hace expresarte en un idioma que no tienes en tus dominios, generan muchas limitantes, y el no expresar puntos de vista distintos para buscar agradar a todo el mundo aunque sea a costa propia, no te va a hacer ningún bien
  • Miedo al fracaso. Sucede cuando te cuesta levantar cabeza ante errores, cuando caes en el perfeccionismo o buscas tener el reconocimiento de tus superiores a cualquier precio. Ten mucho cuidado, porque puede llevarte a no avanzar o a tomar decisiones no acordes al momento. A veces, con tal de no equivocarte, puedes hacer actos que no siempre son los correctos.
  • Miedo a la pérdida de poder. A quién no le gusta tener capacidad de influencia sobre terceros, así sea en la junta de vecinos o en tu grupo de amigos. Cuanto más necesidad tengas, más acentuado será el miedo. Cuando te toca perder un puesto de responsabilidad, necesitas estar cerca de la gente con poder o cuando el reconocimiento social te mueve más que tus propios principios.
  • Miedo al cambio. Es el híbrido de todas las anteriores. La padecen muchísimas personas y se hace notar cuando eres reacio a los cambios, por imperceptibles que sean a primera vista o cuando las nuevas ideas acaban siendo una amenaza para tu zona de confort.