Luis Benshimol: YInMn Blue… ¡Un color descubierto por accidente!

Suele pasar que cuando los científicos se reúnen a desarrollar tal o cual actividad específica, se encuentran en su camino una que otra sorpresa totalmente distinta. Como ejemplo de esta afirmación podemos mencionar lo que le ocurrió a un grupo de expertos de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos), quienes buscando pigmentos para artefactos electrónicos terminaron descubriendo un nuevo color: el YInMn Blue.

Luis Benshimol, miembro de la Junta Directiva de la Fundación Cruz-Diez, habla al respecto en su portal oficial y explica que, en el año 2009, unos científicos se encontraban trabajando en el desarrollo de ciertas pigmentaciones ideales para ser utilizadas en equipos tecnológicos y aparatos eléctricos cuando, por accidente, se toparon con un nuevo color azul que tenía la propiedad de dotar de frescura a cualquier superficie.

¿Cómo se dio el ‘accidente’? Pues los expertos se encontraban mezclando óxido de manganeso negro con un conjunto de otros químicos. Varias muestras no resultaron en nada hasta que, de repente, una sola logró transformarse en un particular y único color azul sumamente brillante y lleno de propiedades sin igual. A ese azul lo llamaron y patentaron como YInMn Blue.

Las propiedades tan particulares del YInMn Blue incluyen enorme estabilidad a la luz y una durabilidad nunca antes vista. Resulta ser, además, un pigmento ideal para el uso en arquitectura sustentable (mantiene las construcciones frescas al reflejar la luz infrarroja) y, claro, las artes (su tonalidad es tal que puede evocar sensaciones de cualquier tipo).

Por si eso fuera poco, este nuevo pigmento azul es inocuo con el ambiente pues las sustancias que se han utilizado para su creación son de todo menos tóxicas. De hecho, el YInMn Blue podría considerarse desde entonces como uno de los colores pioneros de las pinturas de este tipo, algo que el mundo del arte ha estado buscando desde hace años (casi siempre sin éxito).

Y hablando de arte… La firma Crayola está por introducir este color a su línea de productos (con un nombre a determinar por los usuarios a través de un concurso abierto), mientras que la empresa Shepherd Color (responsable de la comercialización del YInMn Blue) lo está sometiendo a una fase de reproducción masiva.

Claro, al ver lo que pasó con el YInMn Blue, los científicos de la Universidad Estatal de Oregón prometieron no quedarse quietos y continuar experimentando a ver si, gracias a otro golpe de suerte, consiguen desarrollar pigmentos de similares características y de distintos (o nuevos) colores.