Barrio La Floresta en Barcelona recibió una visita muy especial de la ‘Fundación Alma Amiga’


Unas palabras de solidaridad recibió el golpeado sector popular ubicado en Barcelona (Anzoátegui), un mensaje propicio y perfecto para celebrar la antesala de la navidad


CEOVzla.- En el sector popular Barrio La Floresta de Barcelona (Anzoátegui), específicamente en vísperas de esta pasada navidad, la Fundación Alma Amiga (FAA) llevó a cabo una obra social conjunta con la Asociación Cristiana FundaRefugio la cual consistió en la donación de 250 desayunos para los niños que se encuentran en extrema pobreza en esta comunidad.

Enrique Romero (director general de la FAA) y Juan Carlos Rivas Pérez (director de cultura y educación) llevaron además un potente mensaje a esta comunidad flagelada por la compleja situación económica que se vive. Las palabras fueron las siguientes:

“Estamos contentos porque nos están permitiendo llevar a cabo las obras de Misericordia de Dios, que no son otra cosa que compartir, no de lo que nos sobra, si no de los que tenemos, con nuestros hermanos”

“Viva Cristo, porque él va a nacer este 24 en la noche, y el 25 de diciembre celebraremos su Natividad. La Navidad es compartir, Navidad es amor, y por eso les hemos traídos este obsequio, que nos permitirá compartir un mismo Pan como nos lo enseñó nuestro Señor”

“Alma Amiga defiende la vida en todas, absolutamente en todas sus presentaciones. Estamos en contra del aborto, estamos en contra de la Eutanasia, y fomentamos la vida, vivir una vida llena de gratitud; la oportunidad de formarse para ser parte de la Sociedad, para integrarnos en ella. En esto se resume nuestro mensaje. Fundación Alma Amiga les desea una Feliz Navidad”


Lea también: Fundación Alma Amiga donó ropa y almuerzos a población de El Morro (Petare)


El resultado de esta actividad fue un rosario de sonrisas infantiles y padres esperanzados, además de la satisfacción de haber impulsado el ánimo a través del apoyo a esta fundación con la cual la FAA comparte la esencia del mensaje navideño, que siempre ha querido sacar lo mejor de nosotros, dándonos al prójimo y compartiendo nuestros dones con los más necesitados.

(Fuente: Fundación Alma Amiga)