Asoprogar, 30 años construyendo futuro y oportunidades

La Fundación Asoprogar cierra un 2020 de especial desafío que ha cambiado el destino de muchos niños, niñas y adolescentes, y que para diciembre tiene a poco más de 10 menores albergados en Los Teques con el apoyo logístico y estructural de la congregación de las Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús.

Sumando las casas Asoprogar ya existentes en Sabaneta de El Hatillo, bajo la dirección de las Siervas del Santísimo Sacramento, la fundación tenía capacidad de albergar hasta a 40 niños; y ya recaudaban fondos para la construcción de dos nuevas casas que permitieran aumentar este número, llevándolo a 100. Sin embargo, mucho antes de que la obra estuviese terminada, a mediados de año recibieron a trece niños, infantes y bebés; todos en condiciones críticas de desnutrición, 5 de ellos menores de dos años de edad.

En consecuencia, se multiplicaron los desafíos para la fundación dedicada a proveer vivienda, alimentación, salud, educación, asistencia legal y psicológica a los niños y niñas bajo su amparo, los 365 días del año. A través de convenios con congregaciones religiosas, Asoprogar asegura la correcta dirección de las casas hogares y la crianza de los niños. Cubren sus necesidades y les brinda el afecto y la estabilidad de un hogar, junto con la oportunidad de desarrollarse bajo el amparo de un ambiente lo más parecido posible al de una familia grande.


Lea también: McDonald’s cierra por todo lo alto su campaña ‘Gracias de Corazón’


“La misión de Asoprogar es formar y salvar almas… ¿qué queremos? que estos niños que no tuvieron la oportunidad, tengan la oportunidad a través de Asoprogar”, destacó Juan Carlos Zambrano, presidente de Asoprogar, agregando: “En Asoprogar construimos el futuro de niños que no tuvieron una oportunidad”.

Históricamente la principal fuente de recaudación de fondos de Asoprogar ha sido la celebración de un bingo anual cuyos resultados se traducen en mantener las condiciones de vida brindadas a los niños. Sin embargo, a causa de la pandemia, este año no fue posible celebrarlo, haciendo imperativa la recaudación de fondos (sea vía donaciones u otras herramientas) para culminar la construcción de sus nuevas casas.