Cepal y OIT: Mercado laboral latinoamericano sufrió fuerte contracción en 2020

CEOVzla.- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), publicó este lunes el trabajo ‘Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe (junio 2021)’, a través del que se analiza el efecto de la crisis provocada por el covid-19 en los principales indicadores del mercado laboral en 2020.

El informe concluyó que durante el 2020 el PIB regional obtuvo una contracción de -7,1%, posicionándose como la mayor del último siglo, situación que generó una caída en el empleo y un incremento de la tasa de desocupación que alcanzó el 10,5% en promedio para el año pasado.

El documento expone que los mayores impactos se observaron durante el segundo trimestre del año pasado, cuando inició la implementación de las medidas de confinamiento y contención de la pandemia. Dichas medidas produjeron una fuerte caída en la actividad económica, en el empleo y en las horas trabajadas.


Lea también: Esto señala el BID sobre la economía post-covid-19


Muchos trabajadores no pudieron continuar con sus labores productivas y se vieron en la obligación de retirarse del mercado, imposibilitándoles así la capacidad de generar ingresos para sus hogares y actuar en forma contra-cíclica como en crisis anteriores.

La Cepal y la OIT precisan que a partir del tercer trimestre del año se observa un regreso de los trabajadores al mercado laboral y un paulatino aumento del empleo… ahora, el año 2020 finalizó con niveles inferiores de participación y ocupación, y niveles superiores de desocupación respecto a los observados previo a la pandemia.

El informe también indica que la contracción del empleo en 2020 fue mucho más profunda en sectores como hotelería (19,2%), construcción (11,7%), comercio (10,8%) y transporte (9,2%), que en conjunto concentran cerca del 40% del empleo regional. Mientras tanto, la industria (8,6%) y otros servicios (7,5%) también registraron contracciones, al tiempo que el sector de la agricultura mostró una pérdida de empleos comparativamente menor (2,4%).